domingo, 10 de marzo de 2019

JOSE ANTONIO FERNANDEZ VIOR



El nombre que reciben las distintas lenguas puede deberse a diferences motivos o razones. En determinados casos, sobre todo en las civilizaciones más antiguas, la denominación adoptada es un nombre común que, en la actualidad, salvo a unos pocos que conocen esa lengua al resto nada les dice: es lo que ocurre, por ejemplo con “nahualt”, que significa “sonido agradable”, que se utilizaba para nombrar la lengua hablada por los aztecas. En otros se designa con el nombre del pueblo o etnia que lo habla, así el quechua o el guaraní.
(...) La mayoría, el calificativo procede del lugar en el que nace y se desarrolla, caso del castellano, el francés, el alemán...
(...) Por último, algunas denominaciones hacen referencia específica a su filiación lingüística, por ejemplo el franco-provenzal, mezcla de rasgos del franco y del provenzal. A este último grupo habría que adscribir la denominación gallego-asturiano, con la que mayoritariamente se conoce el habla de las gentes que pueblan las tierras entre el Eo y el Navia.
El nombre fue acuñado por el filólogo, crítico y poeta Dámaso Alonso, nacido en Madrid, aunque con lazos familiares tanto paternos como maternos en esta zona.
En sus estudios sobre la fragmentación fonética peninsular y refiriéndose en concreto a la falta de estudios y trabajos, por aquel entonces, sobre el gallego, incluye la zona Navia-Eo dentro del área gallega y lo denomina gallego exterior, con referencia detallada de gallego-asturiano:
(...) Pero en el T.I. de sus Obras completas, en el capítulo “Del Occidente peninsular”, recoge una serie de trabajos llevados a cabo entre los años 1945 y 1959, cuyo objeto es el análisis semántico, filológico y geográfico de ciertos vocablos de uso restringido al noroeste peninsular y algunos más en concreto a las tierras de Entrambasaguas. En ellos vuelve,  como quien no queda a gusto, una y otra vez sobre el contenido que ha de dársela esta denominación.
(...)La idea que extraigo tras una atenta lectura cronológica de los citados, y que intentaré corroborar con sus propios textos, es que lo para él comienza siendo un dialecto más del gallego termina en algo de más complejo encuadre.
(...) Por el contrario, el encabezamiento de los últimos artículos parece realmente un intento de separar el habla de esta zona de sus vecinas, el gallego y el asturiano y así lo podría confirmar su aseveración del penúltimo de sus trabajos cuando al referirse a la coincidencia etimológica de”telergas“ con voces italianas afirma que “tienen su perfecta correspondencia en una zona del Noroeste peninsular entre el gallego, el gallego-asturiano y el asturiano... (Dos palabras gallego-asturianas ”Telergas, Celergas, Cosquillas”-1958-) de donde podríamos deducir que en el noroeste peninsular no hay sólo dos modalidades sino tres en un mismo plano lingüístico.
(...)

Dámaso Alonso y el gallego-asturiano.
Artículo publicado en Revista La Vega
Año XXII - Número 120 Diciembre de 2018
José Antonio Fernández Vior ( A Veiga, 1952)
Catedrático de Llingua e Lliteratura Españolas.
Membro da Academia da Llingua Asturiana.

El propio Dámaso Alonso  contradice esta posición:
Ver ( minuto 8’ 30”) Entrevista a Dámaso Alonso programa  A Fondo TVE. Escuitar de viva voz a posición del filólogo, crítico, poeta sobre el gallego-asturiano. A entrevista é 20 anos posterior aos artículos que cita el profesor José Antonio Fernández Vior.

No hay comentarios: